Mi primera embarcación

¡Hola de nuevo grumetillos! Al habla Zé Pequeña y os traigo una muy buena noticia. Hemos pisado tierra por primera vez desde que zarpamos de Alborán sin rumbo definido. Aún así, aquí estamos en una ciudad que, según el mapa que encontré en lo que sigo considerando mi dios, el Faro, se encuentra al sur de España y se llama Málaga.

Gente esperando mi llegada
(Gente esperando mi llegada)
Niña saludando
(Niña saludando)

Mientras me iba acercando a la costa podía ver a través de mis prismáticos a muchas personas en la costa que parecía esperaban mi llegada. Algunos miraban atónitos cómo mi barco iba acercándose a tierra firme, mientras que otros sonreían y me saludaban desde lejos. Todo era muy extraño para mí, hacía mucho tiempo que no veía a otras personas y no sabía muy bien cómo estar con ellos. Pero los niños que me saludaron me cayeron bien desde el principio.

Amarré el barco como pude en unas rocas con ayuda de un hombre joven que estaba por allí pescando y me fui a dar una vuelta para conocer el lugar. Por un momento creí que había llegado a algún sitio de España pero solo había personas hablando raro por todos lados. Todos rubios, altos, blancos y rojos, con calcetines y chanclas, la última moda en esa extraña ciudad. Tengo que decir que me encantó y les plagié. Algunos pueden pensar que es una combinación un tanto rara pero mis amigos ‘los rubios’ están de mi lado.

Conforme iba avanzando en mi visita me percaté de un hombre bajito con camiseta y pantalones vaqueros remangados que llevaba unas gafas de vista como las mías. He de decir que me enamoré de él. De él y de su obra. Estaba retratando una cena de tres hombres en la arena. Genial. Más tarde, vi otras obras maestras como un niño y una niña hablando en un sofá y un dragón con botas.

Artista de la arena
(Artista de la arena)
Pareja hablando
(Pareja hablando)
Dragón con botas
(Dragón con botas)

Cuando el sol se estaba poniendo llegué a un lugar lleno de barcos como el mío ¡Me podían haber dicho que había un parking para barcos! De esta manera no habría molestado a aquel pescador... 

Parking de barcos
(Parking de barcos)

Después del día de hoy creo que ya va siendo hora de dejar de coger frío en la playa y volver al barco. Me traen tantos buenos recuerdos estas playas, esta luna brillante, estas olas. Mañana zarpamos hacia otro lugar. Otra vez sin rumbo definido. Espero encontrarme a más niños y artistas en esos lugares desconocidos ¡Hasta otra marejadilla grumetes!

Mantillas de colores
(Colores)
barcas de colores
(Colores)
Dibujo
(Dibujo)
Hombre cocinando
(Pescaito frito)
Niño jugando con su mamá
(Niño jugando con su mamá)
Hombre pintando sombrillas
(Sombrillas)
Puerto de noche
(De regreso al barco)



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...